Vicky

Era un día lluvioso de junio. Ya habían terminado las clases, y sin yo misma podérmelo creer, no había nadie. Llamara a quién llamase, siempre comunicaba o se encontraban indispuestos para poder quedar conmigo y hacer algo juntos. Mis amigas desaparecieron del mapa, estaban muy ocupadas con sus "ligues" y mi novio se había ido de vacaciones. Mis padres se pasaban todo el día trabajando y mi hermano no es que digamos el mayor entretenimiento del mundo. Internet tampoco me servía ya para distraerme. Todas las redes sociales a las que pertenecía y chats, estaban vacíos, todo el mundo estaba desconectado. Estaba sola.

Hoy, un día lluvioso de junio, he optado por la solución más loca para una adolescente de dieciséis años: ir a la biblioteca. No es que no me gustase leer, pero estaba visto que mi vida era más agitada e interesante antes de las vacaciones, por lo cual la lectura era algo obligatorio en mi vida. Pero ahora que parecía el único ser de la tierra, ¿qué o quién me iba impedir hacerlo? Sin pensármelo dos veces he entrado en la biblioteca. Está vacía. Solo estamos yo y el tío antipático de la perilla, el bibliotecario.

Me paseo por las filas de libros, ninguno me llama la atención, está visto que la literatura épica no es lo mío, ni si quiera sé porque me molesto en pasar por esta sección. Ando un poco perdida, no sé dónde está la literatura juvenil, pero por tal de no preguntarle al antipático, prefiero encontrarme yo solita. Poesía, literatura histórica… nada atrae mi atención. Estoy por darme por vencida, cuando de pronto noto como si algo me atrajese, algo que desconozco y no sé de dónde proviene. No puedo avanzar. Sin saber por qué, me giro hacia atrás y avanzo lentamente. No sé hacia dónde me dirijo. Algo me empuja hacia delante y como no frene a tiempo lo más seguro es que me acabe dejando la cara en la estantería de enfrente.

En el momento exacto, me paro. Pasan unos minutos que me parecen largas horas. Me empiezo a incomodar porque sé que el bibliotecario antipático me está mirando a mis espaldas y aunque no pueda verle el rostro, sé que no es de muy buena manera. En cuanto mi cuerpo reacciona a mis impulsos cojo el primer libro que hay en la estantería y me dirijo hacia el mostrador para que el bibliotecario me cheque el libro. Como no era de extrañar no tiene muy buena cara y mientras hace su trabajo, me dice de mala manera “Ya era hora de que eligieses libro. Dos horas delante de la estantería…”. Supongo que lo ha dicho como una forma de hablar, pues a pesar de que me han parecido largas horas estar en ese pasillo atraída por fuerzas que aún desconozco, dudo mucho de qué verdad hayan pasado horas.

Salgo de la biblioteca corriendo. La lluvia no ha hecho nada más que fuerte, y las nubes cada vez amenazan una llovizna aún peor.

Cuando llego a mi casa, mis padres no están y mi hermano tampoco. Cuando me doy cuenta, estoy alterada y he llegado a casa como huyendo. Creo que he estado huyendo de esa fuerza que me ha mantenido petrificada en la biblioteca. Creo que el no tener contacto humano con otras personas, la soledad, están empezando a hacer mella en mí, y eso parece que me esté volviendo loca. Decido quitar esa estúpida idea de mi cabeza e intento seguir con mi vida normal. Dejo el libro encima de mi cama y me dispongo a darme una ducha. Quizás eso me relaje. Empiezo a llenar la bañera mientras yo estoy sentada en el bordillo de ésta. Envuelta en mi albornoz me doy cuenta de que sigo intranquila. Mientras me sumerjo en el agua caliente, vuelvo a recordar todo lo sucedido en la biblioteca y recuerdo que ni siquiera sé qué libro he cogido. Lo más seguro es que empiece a leerlo cuando acabe de cenar.

Acaban de llegar mis padres y mi hermano de comprar. Desde la puerta oigo como mi padre me grita para que les ayude con las bolsas de la compra que quedan en el ascensor. No me queda opción alguna si no me quiero quedar castigada aunque de todas formas para lo que salgo a la calle me parecería algo insignificante. Meto las bolsas en la cocina y me llevo la bronca por romper tres huevos de una docena. Bueno, al menos he conseguido hacer lo más parecido a un huevo revuelto de todos los intentos que he hecho de ello en mi vida.

Antes menciono esa pequeña anécdota que antes sucede. Llega la hora de la cena, ¿y qué me encuentro para cenar? Huevos revueltos. No sé por qué se me ocurre preguntarle a mi madre si esos huevos eran los que yo había roto cuando ella me contesta que así era. Cuando se percata de la cara de asco que se me pone de solo pensarlo, intenta arreglarlo diciendo que era una mala broma. Acabamos de cenar y me mandan quitar la mesa y secar los platos. Debo hacerlo si no me quiero quedar castigada…

Cuando por fin termino las tareas mandadas, me siento en el sofá a ver si por fin hay algo de provecho en la tele. Cuando casi noto que mis ojos se cierran, me acuerdo de que tenía que empezar a leer el libro. Me lo pienso dos veces y me decido a dejarlo para mañana. Después del día tan extraño que he tenido hoy, solo me apetece irme a dormir. Me despido de todos con un “buenas noches” y me meto en la cama. No tardo nada en dormirme, pero cerca de las tres de la mañana me despierto. De nuevo esa sensación de que algo me atrae, solo que esta vez puedo seguir controlando mi cuerpo. Miro lentamente a mí alrededor. Estoy nerviosa, pero no siento miedo. Mi mirada, aún intentándose acostumbrar a la penumbra en la que mi habitación estaba sumergida, se posa sobre los pies de mi cama. Si mal no recuerdo, por la tarde dejé ahí el libro y no lo dejé en el escritorio cuando me acosté. Parece ser que la extraña fuerza se ha dado cuenta de en qué me estoy fijando y deja de presionarme. Parece de locos, pero creo entender lo que pasa. El libro me llama.

2 Responses
  1. Maga Says:

    holaa!!!
    soy camii
    me encanto la entrada aunque admito que al final me dio un poco de miedo... jajaja
    tenes mucho talento y espero que subas pronto porque enserio quiero leer mas!!
    me gustaria que me recomendaras si?
    mi blog es www.profeciadesacrificio.blogspot.com
    manana seguro que subo cap asi que pasate y comenta que te parece!
    besos
    PD: ya soy tu seguidora!!


  2. esM.A.D.Y. Says:

    hola! waO me lei el capi sta rebueno, aunq con un poco tenebroso! xD muy misteriosos el final del capi! :D sube mas capis.


    pasate por mi blog! : www.esmady.blogspot.com


Publicar un comentario